20.8 C
Tegucigalpa
lunes, junio 17, 2024

Un año de régimen de excepción en El Salvador

- Espacio Pagado -spot_img

El Salvador cumple un año con el régimen de excepción, una polémica medida que es denunciada por violar los derechos humanos, pero que parece ser la solución al histórico y complejo problema de las pandillas, grupos que mantenían atemorizada a la población.

La medida, implementada desde el 27 de marzo de 2022 y prorrogada en 12 ocasiones por un período de 30 días, respectivamente, es aceptada por buena parte de la población y mantiene elevados los niveles de aceptación y respaldo de la ciudadanía al presidente Nayib Bukele, según las encuestas más recientes.

Bukele, que declaró una “guerra” a las pandillas, es el presidente con “mejor desempeño” en Latinoamérica, según una encuesta de la firma CID Gallup, que le otorga un 86 % de favorabilidad.

Además, el 91 % de los salvadoreños aprueba el trabajo que ha realizado el presidente Bukele, luego de tres años y nueve meses en el cargo, de acuerdo con una encuesta de Unidad de Investigación Social de la Prensa Gráfica.

Al parecer la imagen de Bukele no se ha visto afectada por los señalamientos de violaciones a derechos humanos, por parte de organismos internacionales y nacionales, en el marco del régimen de excepción.

Según el Instituto Universitario de Opinión Pública (Iudop), la mitad de la población salvadoreña considera que el régimen de excepción “no resolverá el problema” de las pandillas, aunque el 75,9 % de los ciudadanos aprueba la medida.

“LAS PANDILLAS YA NO EXISTEN”

Durante el régimen de excepción se han capturado cerca de 66.000 personas que son acusadas de ser pandilleros, de los que aproximadamente 4.500 han sido liberados pero continúan con el proceso penal ya iniciado, según dijo el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro.

El funcionario señaló que, según los registros, son alrededor de 76.000 personas perfiladas como pandilleros e indicó que la “guerra” contra las maras, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992), ha permitido la captura de “10 de 15 líderes” de la Mara Salvatrucha (MS13), quienes “están enfrentando los procesos judiciales”.

Aseguró que “el corporativo criminalidad que representaban estas tres principales pandillas en El Salvador (la MS13, Barrio 18 facción Sureños y Revolucionarios) ya no existe”.

“Ya no funcionan como un corporativo criminal, han quedado los que andan escondiéndose de la justicia, que ya no pueden estar en las colonias, que ya no pueden controlar las colonias, las comunidades ni los barrios y que andan huyendo en las áreas rurales”, acotó.

Y subrayó: “Esos corporativos que tenían territorio, que tenían población, recaudaban dinero e impartían a plomo justicia en nuestras comunidades, esos ya no existen”.

No obstante, la candidata a la Secretaría Ejecutiva de la CIDH apuntó que “cada vez debe de quedar más claro que debemos de dejar de repetir el slogan de un régimen de excepción. Es una carta, es la principal carta electoral para la reelección de la actual gestión gubernamental”.

Medrano consideró que “de excepcionalidad, el régimen de excepción no tiene nada”.

“¿Cómo va a ser excepcional un sistema permanente de suspensión de garantías constitucionales y derechos humanos que va a cumplir un año y que muy probablemente cumplirá todo el 2023 hasta que se consuma el plan de la reelección presidencial?”, agregó. 

- Espacio pagado -spot_img
Utimas noticias
- Espacio Pagado -spot_img
Noticias relacionadas
× Enviar noticia
Verificado por MonsterInsights